Medio AmbienteMundo

A mediados de los años 70s las bolsas de plástico eran una rara novedad. A finales de esa década, entraron al mercado estadounidense. Actualmente, las bolsas plásticas están esparcidas por todo el mundo a tal grado que puedes encontrarlas en las profundidades de los océanos y en la cima del Monte Everest.

El uso de plásticos desechables es una de las principales causas de contaminación. Una bolsa plástica tarda alrededor de 150 años en degradarse y una botella puede llegar a mil años. 

Consiente de ese dato, muchos lugares han tomado medidas para regular el uso de este material. Este es el caso de San Pedro La Laguna, un pueblo en Guatemala, que por órdenes de la municipalidad se prohibió por completo el uso de bolsas, envases o recipientes de plástico.  

En el 2016, San Pedro La Laguna, un pueblo de 10,000 habitantes, tras una consulta popular, adoptó legalmente esta medida. El principal objetivo era preservar el Lago Atitlán, el cual se había convertido en un basurero. El Lago es la principal fuente económica de los pescadores locales, además funciona como centro turístico.

Para Mauricio Méndez, alcalde de la localidad, mantener cualquier tipo de plásticos y basura lejos del lago es su principal objetivo. “No se trata solo de hallar la forma de reciclarla o vender la basura, también de cómo dejar de producirla. Hay que cambiar el concepto que se ha manejado de salvar el medioambiente conceptualizándolo como algo ajeno, a quienes debemos salvar es a nosotros, somos el último recurso que le queda al planeta”, mencionó. 

En San Pedro La Laguna se ha cambiado todo tipo de plásticos por otros materiales biodegradables. Actualmente, el pan lo llevan en servilletas tejidas por artesanos de la región; las carnes, el pescado o quesos se envuelve en hojas de plátano y las compras en los mercados se carga en canastas tejidas con palma. 

El uso de estos productos ha logrado reducir sustancialmente los residuos que genera el plástico, además el beneficio ha llegado a los ingresos de los artesanos que hacen las servilletas de tela que son parte de su tradición.

Hasta ahora, San Pedro La Laguna, ha logrado reducir en un 80 % el consumo del material sintético, también cuentan con un programa de reciclaje y recolección de residuos.

https://www.unenvironment.org/es/news-and-stories/reportajes/la-historia-de-la-bolsa-de-plastico-desde-su-nacimiento-hasta-su
https://www.lavanguardia.com/natural/20180413/442516770407/pueblo-prohibido-uso-plasticos-san-pedro-la-laguna-guatemala-contaminacion.html